España congela el presupuesto de TVE, los trabajadores reaccionan

Si hubiese que buscar una buena noticia para TVE en los presupuesto generales del estado para 2015, esta sería que, por primera vez desde 2008, el importe para la cadena pública no disminuye. Aún así, el presupuesto queda congelado y representa menos de un tercio de la estimación de gastos, lo que ha acarreado las quejas de los trabajadores, quienes temen por la estabilidad del proyecto.

 Los presupuestos generales presentados por Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, en el Parlamento el 30 de septiembre, reservan €281.4 millones para la cadena pública en 2015, la misma cantidad que en 2014.

Aunque se están llevando a cabo algunas reformas en la estructura del ente público, TVE acarrea un déficit estructural de unos €100 millones al año, debido en gran medida a su modelo financiero -la cadena no obtiene ingresos privados-. La empresa pública reconoció a mediados de este año que arrastra una deuda cercana a los €800 millones, una cantidad que a todas luces será imposible de reducir con el presupuesto actual.

Debido también a cuestiones presupuestarias se produjo la renuncia de Leopoldo González Echenique, el ya ex presidente de la corporación RTVE, la semana pasada. Después de varios meses intentando seguir el plan de ahorro y enfrentando la deuda pública, Echenique alcanzó un acuerdo con Cristóbal Montoro para recibir una inyección adicional de €270 millones, pero sólo la mitad del importe acabó llegando a TVE.

Tras la presentación de Presupuestos Generales del Estado el 30 de septiembre, los trabajadores de TVE reaccionaron reclamando un aumento del presupuesto, ya que temen una reducción de personal durante el año 2015.

 Varios programas, aunque ninguno de ellos durante el prime-time, sufrieron cortes o problemas técnicos durante la transmisión en directo. Los espectadores fueron informados a través de un mensaje en la pantalla que rezaba “la programación habitual se está siendo afectada por los cortes organizados por Comisiones Obrereas que piden un plan de estabilidad para el futuro de TVE.”