La piratería de TV paga echa raíces en Centroamérica

centro america tv paga

Business Bureau desvela que los suscriptores piratas y los sub-reportados superan en número a los abonados a operadores legales en todos los territorios de Centroamérica.

El informe también muestra que las prácticas de piratería se han extendido asimétricamente en la región latinoamericana, ya que las tasas son bastante bajas en países como México, Chile y Uruguay, pero elevadas en Brasil o Colombia.

Las mayores tasas de piratería en la región se registran en Nicaragua, donde el 22% de los cerca de medio millón de usuarios de televisión paga tiene acceso a través de operadores piratas. Además, hasta un 38% del total de los abonados es sub-reportado, lo que significa que seis de cada diez hogares con televisión paga no cumplen con la legalidad.

Al igual que en Nicaragua, Honduras, el segundo mayor mercado de TV paga de Centroamérica, muestra un 22% de piratería y un 36% de usuarios sub-reportados, mientras que Guatemala - el mayor mercado de televisión paga de la región con más de 850,000 abonados – tiene un 21% de piratería y hasta un 41% de usuarios sub-reportados.

Así, los tres mayores países de la región encuentran en la piratería y el sub-reportaje una seria amenaza para los operadores legales de televisión paga.

Las cifras se reducen ligeramente para el resto de los países centroamericanos, según el informe de Business Bureau. El Salvador tiene medio millón de suscriptores, de los cuales el 18% son piratas y el 38% están sub-reportados. Costa Rica (12% de piratería, 22% de sub-reportaje) y Panamá (11%, 23%) muestran los menores porcentajes en la región.

Pero no solo es Centroamérica, ya que otros países latinoamericanos muestran también una alta penetración de la piratería y el sub-reportaje. Es el caso de Brasil (17% de piratería, 7% de sub-reportaje), Colombia (15%, 14%) o Argentina (15%, 12%).

Por el contrario, algunos territorios han logrado disminuir unas estadísticas que eran lo habitual hace no mucho tiempo. En México, el mayor mercado de televisión paga de América Latina, un 7% de sus 20 millones de abonados utiliza una plataforma pirata y un 7% es sub-reportados. Chile (6% de piratería y 7% de sub-reportaje) y Uruguay (5%, 10%) cuentan con las tasas más bajas de la región.