Telefónica encuentra una salida para Telxius

cable de telxius

La compañía española de telecomunicaciones ha llegado a un acuerdo con KKR Group para la venta del 40% de Telxius Telecom, una operación para la que no había encontrado salida en 2016.

La participación del 40% en la empresa global de infraestructuras de telecomunicaciones de Telefónica será vendida por un importe total de €1,275 millones. Según el acuerdo, que está sujeto a aprobaciones regulatorias, Telefónica y la empresa de inversión estadounidense se asociarán para desarrollar y hacer crecer Telxius.

La unidad de Telefónica posee y opera una cartera de cerca de 16,000 torres de telecomunicaciones en cinco países. También gestiona una red internacional con aproximadamente 65,000 kilómetros de cables submarinos de fibra óptica, cerca de la mitad de los cuales son propiedad de Telxius.

Según refleja el acuerdo, Telefonica seguirá siendo el cliente más importante de los negocios de torres y de cable de Telxius. Mantendrá una participación mayoritaria y el control operativo de Telxius y continuará consolidándolo en sus cuentas.

La venta forma parte de la estrategia de Telefónica para optimizar su cartera de activos y complementa su plan de reducción de la deuda orgánica.

“Nuestra visión para Telxius pasa por capitalizar el incremento exponencial del tráfico de datos previsto para los próximos años ofreciendo una infraestructura de red de primer nivel en Europa y América”, dijo Guillermo Ansaldo, presidente de Telxius. “Creemos que la sólida trayectoria de KKR en el negocio de infraestructuras nos ayudará a alcanzar nuestros objetivos comunes”.

“Confiamos en que la creciente demanda de datos móviles, impulsada por el aumento de los contenidos 4K y de realidad virtual, junto a la necesidad de infraestructuras de Internet fiables, supondrán un fuerte crecimiento del negocio”, añadió Jesús Olmos, codirector global de infraestructura y jefe en España de KKR.

Telefónica intentó llevar a cabo una oferta pública de venta por Telxius durante la segunda mitad del año pasado, pero decidió echarse atrás cuando estaba a punto de conseguirlo debido a que la valoración de la compañía no cumplía con sus expectativas.