Vídeo IP y VOD se convierten en elemento central de los hogares conectados

iptv y fibra en espana telefonica

La IPTV y el vídeo bajo demanda (VOD) impulsan la convergencia hacia una nueva fase comercial, según el informe anual de las TIC elaborado por Telefónica.

Mientras que los paquetes convergentes llevan siendo comercializados por las empresas de telecomunicaciones españolas desde finales de 2012, ha sido recientemente que el vídeo se ha convertido en parte clave de estos paquetes.

Según el informe Sociedad de la Información en España 2016, 612,000 paquetes convergentes con vídeo fueron contratados durante el primer semestre de 2016. Y el 76% de las nuevas suscripciones de banda ancha registradas en junio incluía una opción de televisión de pago.

“En la actualidad, además de que la gran mayoría de los paquetes que se comercializan incluyen vídeo, se está produciendo un fenómeno de sustitución de paquetes sin servicio de vídeo por paquetes con servicio de vídeo, lo que viene a consolidar el vídeo como un elemento central en la vida digital de los usuarios”, señaló el análisis.

Según Telefónica, la convergencia y la tecnología IPTV, junto con la expansión de la infraestructura de fibra óptica, han sido los principales impulsores de la industria española de la televisión de pago. De hecho, los últimos datos oficiales muestran un mercado que se acerca a los seis millones de abonados, cuando tradicionalmente nunca había superado la barrera de los cuatro millones.

No sólo el informe de Telefónica respalda esta tendencia, sino que las otras dos mayores empresas de telecomunicaciones del país, Vodafone y Orange, han canalizado buena parte de su crecimiento en los últimos trimestres a través de paquetes convergentes de fibra e IPTV.

Según informe de Telefónica, la IPTV también ha ganado popularidad como opción de vídeo porque que permite experiencias de TV híbrida y soporta mejor las nuevas preferencias de la audiencia como el vídeo a la carta (VOD) y el visionado multipantalla.

“La libertad horaria para acceder a los contenidos es posiblemente el efecto que más impacto tiene en la forma en la que se consume el contenido y es el más valorado”, añadió el análisis. “Esta libertad a la hora de disfrutar los contenidos también supone un número mayor de conexiones que consumen un elevado ancho de banda, situación que se hace más palpable en el entorno del hogar. Por este motivo, cada vez es más necesario el despliegue de infraestructuras en el hogar que tengan la capacidad de gestionar la banda ancha”.