Megacable también lastra la operación de Televisa

logo de televisa networks y cable

El gigante mexicano de la televisión reporta fuertes caídas en las ventas de contenido, impulsadas en parte por la ruptura de las relaciones comerciales con Megacable.

Por primera vez en varios trimestres financieros, los ingresos de las operaciones de cable y satélite no han sido lo suficientemente fuertes como para compensar las pérdidas continuadas del negocio de contenido de Televisa. Según el informe del segundo trimestre de 2017 de la empresa, las ventas netas totales cayeron un 1.5% en comparación el año pasado, alcanzando los $1,280 millones.

Las ventas de contenido disminuyeron un 8.2% desde el año pasado, cayendo hasta los $447 millones. El negocio todavía representa un tercio de los ingresos totales de Televisa.

La operación de TV por satélite SKY (+1.1%) y las diferentes operaciones de cable del grupo en México (+3%) continuaron creciendo, aunque a un ritmo más lento que en trimestres anteriores. De hecho, tal como ya fue señalado el año pasado, Televisa vende más a través de la televisión paga que de su tradicional unidad de contenido.

En cuanto al capítulo de contenido, que cubre venta de canales, publicidad y licencias, Televisa admite el impacto de la ruptura con Megacable. “Los ingresos por Venta de Canales del segundo trimestre de 2017 disminuyeron 18.2% a 941.1 millones de pesos [$52 millones de USD]. Esta disminución se explica principalmente por la pérdida de los ingresos de Megacable a partir de septiembre de 2016”.

En cuanto a las caídas en publicidad, Televisa asegura que “se explica, en parte, por la continua reducción en los gastos de publicidad televisiva por parte de ciertos clientes y la migración parcial de los presupuestos de dos clientes a raíz de nuestra decisión de no descontar precios”.