El conflicto catalán pone patas arriba la televisión española

audiencia de tv en abierto en españa

Más allá de las cuestiones políticas que han generado debate en torno al papel de la televisión en España en las últimas semanas, las cifras de audiencia también se han visto afectadas por el conflicto en Cataluña.

Premiando a laSexta por la cobertura más completa de los sucesos que han rodeado la independencia de Cataluña, la audiencia eligió más que nunca la cadena en abierto del grupo Atresmedia, que rompió su récord histórico de cuota de pantalla.

De acuerdo con el último informe de Barlovento Comunicación basado en datos de Kantar, laSexta logró un share medio del 9% durante el mes de octubre, impulsando al grupo de medios hasta la cima. Así, Atresmedia logró derrotar a Mediaset tres años y cinco meses después con una cuota total del 28.1% a través de sus seis canales lineales.

El interés de los españoles por la actualidad política también aumentó la audiencia de la cadena de noticias de RTVE, 24 horas, hasta el 1.8% (un punto más que en septiembre), y los canales catalanes TV3 y 3/24, que alcanzaron un share autonómico del 17.5% y el 3.3%, respectivamente. Las cifras significan el mejor resultado de TV3 desde marzo de 2007 y el récord histórico de 3/24.

Por el momento, noviembre parece continuar la tendencia, dado que la información política sigue ocupando las portadas. Según los datos facilitados por Atresmedia, el telediario de las noche de laSexta fue el programa de noticias más visto de ayer, 6 de noviembre, cubriendo las últimas informaciones relacionadas con Cataluña y gracias a la exclusiva de los Paradise Papers.

Además, Salvados y Jordi Évole, que estrenaban ayer una nueva temporada con un reportaje sobre el Daesh grabado en Irak y Siria, firmaron el programa más visto del día, con un promedio de 2.6 millones de espectadores.

Los cambios en las dinámicas de audiencia no han sido la única consecuencia del conflicto catalán para la televisión española. La cobertura de RTVE durante el mes octubre ha sido duramente criticada por carecer de pluralidad y estar claramente manipulada.