La fibra y el satélite ponen a Arsat en la senda del beneficio

arsat satelite argentino

La creciente inversión privada en los segmentos de satélite y fibra ha impulsado las ganancias de la argentina Arsat, que ha cerrado 2017 con $20 millones de beneficio, casi cinco veces más que en 2016.

Estos beneficios se han alcanzado tras alcanzar una facturación de más de $80 durante todo el ejercicio, un 40% más que en 2016, así como un aumento moderado de los gastos, ha asegurado la compañía pública de telecomunicaciones.

A través de una estrategia comercial centrada en atraer inversiones privadas, Arsat ha logrado aumentar los ingresos satelitales en un 21% interanual, mientras que los ingresos de fibra hasta el hogar (FTTH) crecieron en un 250% y los servicios del data centre generaron un 64% más que un año antes.

En cuanto al negocio satelital en concreto, el satélite Arsat-2 alcanzó su comercialización plena el año pasado, una medida, aseguró la empresa de telecomunicaciones, que permitiría a la compañía facturar más de $110 millones en los próximos cinco años.

“Para alcanzar estos resultados durante el último año se lograron algunos hitos estratégicos, entre los que se destaca la apertura de nuevos mercados para comercializar las capacidades del satélite Arsat-2, como lo fueron los de América de Norte en donde se alcanzaron importantes acuerdos comerciales”, señaló la compañía de telecomunicaciones a través de un comunicado.

“El principal objetivo de nuestra gestión es fortalecer Arsat como empresa pública, profundizando su competitividad, sustentabilidad y eficiencia, llevando conectividad a todo el país, sobre todo en aquellas zonas donde el privado no llega”, dijo Andrés Ibarra, ministro de Modernización.